¿Cómo sobrevivir a una pérdida así? Reflexiones en torno a “El fin de la pornografía” de Ricardo Chávez Castañeda

Después de leer y releer, marcar y encontrar las citas que consideré perfectas para mi tesis, caigo en cuenta que no he logrado digerir esta novela.

Publicada en 2005 y, como parte de una tetralogía que habla de muchos “fines”, El fin de la pornografía es una novela densa y profunda. Indudablemente, quedan muchas preguntas sin respuesta, situaciones límite que, como menciona Ricardo, son esenciales en su literatura obsesiva.

Esta tetralogía se compone de: el fin de la guerra, el fin de la narrativa, el fin de la tragedia y el fin de la pornografía. En su proyecto original, Ricardo planteó estos cuatro títulos, sin embargo, solo el fin dedicado a la pornografía conservó su nombre original, el resto de los fines se publicaron con otros títulos; por cierto, el último vio la luz el año pasado.

El diálogo que se establece entre lo que se termina y lo que se pierde, es inevitable. ¿Cómo sobrevivir a una pérdida así? es la pregunta a la cual no termino de responder. Imagina la siguiente situación hipotética: eres un hombre que despierta un día normal, como cualquier otro, y te das cuenta que tu miembro viril está desprendido de tu cuerpo, ¿cómo reaccionar ante esta situación? En el transcurso del primer capítulo de la novela, “El orden de la tragedia”, se observa la reacción del personaje en su situación límite: completa pérdida de la razón, en aislamiento y penumbra por querer ocultar su pérdida.

En todo el discurso de la novela, sobre todo en los monólogos del personaje principal castrado (lo refiero así ya que los personajes de Ricardo no tienen nombres propios en esta novela) siempre se remite al vacío, a lo que ya no está en su cuerpo, a la pérdida, a no saber quién es en su nueva identidad.

Identidad. Palabra mágica que nos abre un abismo de posibilidades. Esta es una de las cuestiones que se critican, plantean, exploran, proponen en la novela ¿Cómo reacciona la sociedad en esta obra? De la forma en la que reacciona cualquier grupo social o colectividad al sentirse amenazado ante lo que desconoce, y el resultado es atroz.

Algunas de las estrategias narrativas con las cuales el lector se enfrenta son los espacios de la novela: la oscuridad y la penumbra de una casa; la humedad como alegoría de lo podrido; el moridero, como espacio a donde va a parar todo el dolor humano y los que sufren sus pérdidas.

La pregunta queda abierta y tienes una serie de elementos para responderla o no hacerlo.

Por el momento, la exploración e interpretación desde la trinchera de la antropología simbólica me ha dado pautas interesantes de análisis, ya que el lenguaje simbólico que se encuentra en la literatura es vastísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s