También con las manos podemos sentir la música. Una reseña de “Five”, quinto álbum de White Lies

También con las manos podemos ver cosas. El tacto es un sentido maravilloso que además de sentir, nos deja leer e imaginar lo que queramos.

Vivir la experiencia de ver y sentir música con tus manos mientras escuchas una banda de indie rock ahora es posible con White Lies, de quien les hablaré hoy no como crítico de música (porque de hecho no los soy) sino como una aficionada de su música.

En este lanzamiento de su quinto álbum de estudio llamado Five (febrero de 2019), incursionaron en ser la primera banda en todos los tiempos que lanza uno de sus álbumes acompañado de un libro o cancionero con sus letras en sistema braille y en tinta a idioma inglés.

Pero… ¿quiénes son estos White Lies?

En 2007 surge como un pasatiempo después de escuela un grupito llamado Fear of Flying; se reunían para compartir música y crear música o tal vez bromear que lo hacían. Este grupo de estudiantes de una universidad de Pitshanger Village en North Ealing, Londres, decide tomar en serio este proyecto y ahora, con 10 años cumpliditos de trayectoria musical y 5 álbumes de estudio se han convertido en una banda interesante, desde mi punto de vista. La voz de Harry McVeigh siempre me es agradable. Incluso me hace recordar algo que no ha sucedido, es una voz con nostalgia y eco en el tiempo.

Hablemos en braille…

¿Se imaginan cómo funciona la música en braille? Investigué un poco al respecto y me encontré con la musicografía, que se refiere al modo de representar la música en braille; pero esta representación solo aplica a escribir notas musicales, no letras de canciones. Existen músicos, ciegos, sordos, mudos, con otras realidades que nos confrontan a la pregunta ¿cómo lo hacen? (pero eso es otro tema del cual hablar en otra ocasión). Como decía, estoy maravillada con este disco. Claro que hay que tomar en cuenta algunos factores como: país de origen de la banda (que tiene que ver con la economía y el estatus o la visión de la banda); el braille como código es universal, pero cuando lo vemos en cada lengua o idioma de un país a otro presenta algunas variaciones o extensiones en sus alfabetos.

¿Por qué lanzar un disco con esta característica? Lo primero que se me viene a la mente es la palabra inclusión, tan recurrida en estos tiempos. Pero saben, no importa la razón tanto como el resultado. Produjeron el cancionero en colaboración con el Real Instituto Nacional de Personas Ciegas (RNIB) y un porcentaje de las ventas será destinado al instituto; o si lo prefieres, puedes hacer alguna donación en línea en el enlace que viene en la reseña del libro que presentan en su sitio oficial los White Lies. Además de que toda la gráfica del disco es hermosa.

Me gustaría mucho saber de otros cancioneros en braille.

Time to give

Time to give es el quinto sencillo de la banda. Saben, siempre seguiré en pie que Big TV es mi disco favorito de White Lies, no solo porque con esas rolas los conocí y desee verlos en concierto en Guadalajara (2017), sino también porque la lírica, el sentido de sus metáforas y la música que acompaña la nostálgica voz, me parecen elementos bien hechos y que me hacen sentir e imaginar. Llegó después Friends. Ufff, una etapa para llorar y sentir la emoción amorosa (¿o desamor?) al límite. Con Five me queda claro que su música va madurando. Como repito, no soy crítico de música, pero me gusta hacer este tipo de experimentos entre los primeros discos de una banda y cómo va marcando su camino, su transición respecto a sus nuevas producciones. Time to give tiene una duración mayor a los 5 minutos y altibajos geniales. A qué somos sensibles en este momento y cuánto estamos dispuestos a dar. Las otras ocho rolas que completan el disco son muy buenas; temas como la soledad, el desapego, la identidad sexual, etc., son algunas de las guías que nos llevan por un túnel oscuro y nostálgico. Por cierto, White Lies ve a México como su segunda casa (lo han mencionado en varias entrevistas… ¡y les encanta nuestra gastronomía!), tanto así que el videoclip de Believe it se llevó a cabo en Tijuana. Ya lo puedes ver en YouTube.

En fin, creo que toda la música que conozco (la buena música que conozco) ha sido gracias a mi hermano mayor. Compartir música es un acto tan íntimo porque revela mucho de una persona: sus pensamientos y sentimientos más sinceros y profundos, desinhibidos ya de cualquier frontera o apariencia.

Espero haber picado un poco tu curiosidad si es que no conocías esta banda…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s